lunes, 25 de octubre de 2010

votar

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), en su afán ilegítimo y dictatorial de recaudar dinero sea como sea, para pagar las jubilaciones millonarias de los mandamases de dicha organicación (luego no paran de restregar a toda la sociedad española que los delincuentes somos nosotros), ha sido multada con 30.000 euros, por la Agencia Española de Protección de Datos. Aunque seguramente, con todo el dinero que recauda la SGAE, hasta de las peluquerías que tienen puesta la radio, 30.000 euros sean migas de pan para ellos.

El motivo de esta multa han sido unas cámaras de videovigilancia que han instalado en una sede de Santiago de Compostela, según recoge Telecinco.


Comentarios